LA LAGUNA DE GREDOS

LA LAGUNA DE GREDOS

martes, 18 de agosto de 2009

LA AGONIA DEL SECTOR LACTEO


Malos tiempos se avecinan para las explotaciones de vacas de leche, ya que los precios han bajado de manera espectacular con relación a los que tenían no hace más de un año y no parece que de momento haya soluciones para reparar el daño que estos precios están haciendo de manera especial a las pequeñas explotaciones que de seguir así, se verán obligadas a desaparecer. El problema que se presenta muy complejo, creo que tiene su origen en la entrada de España en el Mercado Común, donde aceptamos una cuota Láctea muy inferior al consumo de leche que necesita España para abstener a su población. Aceptamos una cuota de seis millones de toneladas de Kilos de Leche cuando la necesidad para abastecer a nuestros ciudadanos es de nueve millones, pensando en que después nos irían dando más cuota. Nada más lejos de la realidad; el Mercado Común no nos ha dado más cuota, mientras países como Alemania Francia e incluso Portugal tienen más cuota de la que necesitan para su abastecimiento. ¿Que ocurre entonces? Pues sencillamente que esos tres millones de cuota que hay en España entre lo que le dejan producir y lo que necesita para su abastecimiento, se lo disputan esos países de manera especial Francia con excedentes de cuota para colocarlo en nuestro mercado y así se abaratan los precios de tal manera que crean una situación muy difícil para los ganaderos españoles. En Francia por ejemplo, los ganaderos están muy bien organizados, cuentan con Sindicatos muy fuertes que defienden los intereses ganaderos y cooperativas y asociaciones igualmente fuertes. Aquí, en España carecemos de organizaciones y tenemos muchas explotaciones pequeñas, de manera especial en Cantabria, Galicia y Asturias que al no estar organizadas, se sienten desamparadas ante situaciones tan difíciles como las que les toca vivir en el momento actual.
Espero que alguien dentro del gobierno de España se tome en serio la situación de estos sufridos ganaderos, que es verdaderamente lamentable y que puede ser el fin de muchos pequeños ganaderos.