LA LAGUNA DE GREDOS

LA LAGUNA DE GREDOS

lunes, 8 de marzo de 2010

EL FUNERAL



El funeral

Hoy dia seis de marzo del año dos mil diez he asistido junto con mi mujer al funeral de una Sra. a la cual conocíamos desde hace más de treinta años, y a la que teníamos un gran afecto. En los tiempos que nos ha tocado vivir, es hermoso ver como todavía hay hijos que dan ejemplo de atención a sus mayores. Esta buena Sra., que Dios tenga en su Gloria, llevaba postrada en una silla de ruedas más de dieciocho años debido a una larga enfermedad que la había inmovilizado y a penas podía hablar. Pero siempre tuvo la suerte de contar con sus dos hijas, y sus yernos, las cuales no la dejaron sola ni un solo momento estando siempre rodeada del cariño de los suyos. Hoy que vivimos en un mundo egoísta y que una gran parte de nuestros mayores terminan en una residencia ya que sus hijos, (según ellos) no tienen tiempo para cuidarles, es verdaderamente edificante ver como las hijas de esta buena Sra., han sabido buscar tiempo entre sus que haberes para atender a su madre, teniendo en cuanta que las dos son profesoras de Enseñanza media. La muerte es el final que nos espera a todos, pero tener una muerte rodeada del cariño de los tuyos debe de ser mucho más llevadera que la que acaece en una Residencia sin mas cariño que el de los empleados de la misma, y la frialdad de sus habitaciones. Con este pequeño comentario, quiero desde aquí darles a estas hijas, nuestro más sentido pésame por esa gran perdida que siempre supone el perder a un ser tan querido como es nuestra madre (aunque tenga como en este caso) mas de noventa años y, al mismo tiempo felicitarles y agradecerles el ejemplo que han dado a esta sociedad, tremendamente olvidadiza y egoísta que vive demasiado de prisa y no tiene tiempo para atender a los mayores que en muchas ocasiones mueren olvidados de los suyos. Es todo un ejemplo el de estos hijos que han sabido prescindir de vacaciones y otras muchas cosas para estar siempre cerca de su madre y atenderla hasta el último momento.

No hay comentarios: